Blog

HABITOS EMPRESARIALES: Una forma de transformación en cascada

    12 / September / 2017
    -

    HABITOS EMPRESARIALES: Una forma de transformación en cascada

    Autor: penta

    crop_sm_iStock_000023610470Small.jpg

    Hábitos. Esa palabra que tanto hemos escuchado durante nuestras vidas, y que tendemos a asociar a rutinas, monotonía, rigidez, etc. Y sin embargo, nuestra vida está compuesta por hábitos. Desde que despertamos cada día, cada una de nuestras acciones repetitivas (como bañarnos, lavarnos los dientes, peinarnos y desayunar), son nuestros hábitos y cumplen una función fundamental en nuestra vida. Sin ellos, nuestra salud física y mental se vería deteriorada. Sin ellos, nuestra presentación personal ante la sociedad sería menos que deseable. Sin ellos, nuestra cotidianidad no tendría algo esencial: estructura. Esto mismo ocurre con las empresas. Una empresa sin hábitos, tiene una cultura organizacional desordenada, llena de riesgos operativos, ejecutivos e incluso directivos. Ese ADN empresarial del que tanto se habla contiene, en su estructura más básica, una serie de prácticas sin las cuales las empresas no funcionarían.

     

    ¿CÓMO SE REFLEJAN LOS HÁBITOS EMPRESARIALES EN LA COTIDIANIDAD?

     

    ¿Cómo le va a su empresa con esa pausa activa de las 10 am? ¿Salen siempre a almorzar sus colaboradores a las 12:30 pm? O tal vez, ¿tiene que enviar el reporte semanal de clientes potenciales a su vicepresidente comercial todos los viernes a las 5 pm? ¿Recuerda ese informe de facturación que su contador espera pacientemente cada mes para el cierre contable? ¿Cómo le va entregando el reporte de visitas y likes semanal al gerente de marketing? Estos son solo algunos de los más rudimentarios ejemplos de los hábitos que inconscientemente usted tiene (o no) engranados como parte de sus funciones en la empresa para la cual trabaja. Todas aquellas cosas que se hagan de manera repetitiva, ya sea el intercambio de información relevante para la operación, o incluso en un nivel más humano, como los horarios, las salidas a almorzar, la hora del café, en fin. Todas estas acciones constituyen el esqueleto habitual de su empresa.

     

    Contáctanos para una consultoría

     

    LOS HÁBITOS EMPRESARIALES COMO MOTOR DE TRANSFORMACIÓN

     

    En el libro “The Power of Habit”, Charles Duhigg maravillosamente ilustra el caso de Alcoa, una compañía estadounidense, y la tercera más grande productora de aluminio en el mundo. En 1987, la compañía estaba en un momento en el cual la gerencia había cometido error tras error, y los inversionistas estaban contentos de escuchar que la junta directiva había decidido hacer un cambio en el liderazgo. Paul O’Neill fue nombrado CEO, y en su discurso de inauguración dejó perplejos a todos los inversionistas (quienes esperaban oír acerca de maniobras para incrementar el valor de las acciones, o alinear costos operativos con la estrategia organizacional) con una simple idea: había que dedicarse a la seguridad de los empleados.

     

    La tesis detrás del discurso de O’Neill era simple: si lograba crear el hábito de seguridad en el trabajo para los colaboradores, todas las demás prácticas (hábitos) laborales cambiarían. Según Duhigg, este es un “keystone habit” o “hábito clave”. Los hábitos clave en una organización generan un efecto en cascada cuando se modifican. Qué era eso de la seguridad de los empleados. Alcoa tenía un índice de accidentalidad de sus empleados supremamente alto cuando O’Neill entró. Su meta era reducir ese índice a nada menos que 0%. Para eso, comenzó a implementar pequeños ajustes a cada uno de los procesos de reporte que los gerentes debían enviarle de sus fábricas asignadas. Cada gerente debía reportarle accidentes directamente al él como CEO. Con cada reporte entregado correctamente y a tiempo, había una bonificación para cada gerente. Al cabo de seis meses, las tasas de accidentalidad se habían disminuido significativamente, la comunicación interna había fluido más que con cualquier otro CEO, y la motivación de los colaboradores estaba por las nubes, y por supuesto, la productividad había aumentado a un nivel tal que los inversionistas ya no querían vender sus acciones en Wall Street. El haber cambiado un hábito clave – la seguridad de los empleados - fue el detonante de la impresionante transformación de Alcoa.

     

    Este es solo un pequeño ejemplo del caso de Alcoa que aparece en el libro de Charles Duhigg. Para saber qué ocurrió en los siguientes 20 años bajo el liderazgo de O’Neill, recomendamos “The Power of Habit”. Lo cierto es que las grandes transformaciones organizacionales empiezan por detectar, de manera estratégica, cuáles son esos hábitos clave o “keystone habits” que deben modificarse para generar transformaciones contundentes en las organizaciones.

     

    Y usted, ¿qué hábitos empresariales notó que necesitan cambiar? ¿Cuál sería ese hábito clave para detonar el cambio en cascada en su organización?

     

    Contáctanos para una consultoría

    Share
    icono-penta.png

    Entradas recientes

    Conéctate con nosotros